Translate

Buscar este blog

4 jul. 2017

VIA FERRATA BARRANCO CARCAUX (ALMERÍA)


Una vía ferrata es un itinerario tanto vertical como horizontal (travesía) equipado con diverso material: clavos, grapas, presas, pasamanos, cadenas, puentes colgantes y tirolinas, que permiten el llegar con seguridad a zonas de difícil acceso para senderistas o no habituados a la escalada.


La seguridad corre a cargo de un cable de acero instalado en toda la vía y el arnés provisto de un disipador de energía y mosquetones especiales de vía ferrata (marcados con una k) que aseguran en caso de caída. La zona clásica de vías ferratas se encuentra en los Dolomitas, los Alpes Italianos, aunque también las encontramos en gran número en Francia, Suiza, Alemania y poco a poco en España.

En Almería estábamos un poco retrasados al boom o gran auge de esta actividad de montaña, cabe decir, que en otros Municipios y Provincias las ayudas de entes públicos, ha facilitado enormemente tanto su equipación como promoción, sirviendo de reclamo turístico.

Ha tenido que ser la iniciativa privada de los compañeros del Club de Montaña María, que de manera altruista, como venimos haciendo todos los que aperturamos vías de escalada, barrancos, etc. los que se lancen a este aventura, con un resultado bastante atractivo.

En el barranco de Carcauz de Vícar, encontraron un lugar ideal, tanto por la belleza del mismo, restos arqueológicos, riqueza mineral, canalizaciones y que en sus paredes se consolidaba, una excelente escuela de escalada.  

ACCESO


Desde Almería tomaremos la A7 en dirección El Ejido/Málaga, al llegar Venta el Viso, cogeremos la  salida Ciudad del Transporte, tras una rotonda tomaremos la Avda. las Cantinas y ya todo recto hasta fin de camino asfaltado.




Proseguiremos por un camino de tierra dirección a la cantera, que dejaremos a nuestra derecha, continuando por esta pista hasta un invernadero aislado, que está tras una fuerte subida de cemento y un giro a la izquierda. Nosotros aparcaremos nuestro coche antes de dicha curva, en una pequeña explanada a la derecha, desde donde se ve el hito de inicio del sendero que nos llevara hasta la ferrata.

La aproximación por el barranco, se hace en 30 minutos más o menos, es en sí espectacular, comenzando por el recorrido, tras la senda, tomamos una de las acequias, cuyo origen se remonta a la época romana, (podremos divisar dos de los acueductos romanos, por los que es famosa la zona, lastima no poder divisar en este recorrido el más grande) hasta llegar  junto a un caño con agua y una pequeña construcción abandonada a nuestra derecha,  donde  nos dejaremos caer al cauce de la rambla.



Una vez en la rambla, la remontaremos, pasaremos por una mina abandonada, una presa, un pequeño acueducto y ya hasta llegar al inicio de la ferrata que está señalizado con un cartel.





DESARROLLO










El comienzo de la Ferrata bastante apretado, remontando por un pilar desplomado, accedemos a un pequeño descanso, donde hay coger aire y fuerzas, porque el tramo que viene ahora, es el tramo más complicado y exigente.








Vertical con las grapas que van subiendo en diagonal y donde la pared te tira hacia atrás y hacia la izquierda, lo que hace la progresión algo incómoda.



Ese primer tramo es el que mayor verticalidad y sensación nos ofrece de vacío y por lo tanto el más psicológico, y seguramente, el que mayor esfuerzo físico requiere.






Una vez terminado este tramo, tenemos unos metros en travesía lateral para buscar una salida de la verticalidad y un pequeño tramo de transición con una pequeña trepada que nos llevará al  puente tibetano, desde el que las vistas al barranco y sus acequias son inmejorables. Vale la pena pasar con calma y disfrutar del paisaje.




                                




Un par de trepadas más y llegamos a la zona de las cadenas, una gran travesía de izquierdas, que requerirá de otro esfuerzo físico sin duda. El patio no es que sea considerable, pero la instalación está muy cuidada, de forma que obliga a arquear la espalda o colgarse de los brazos para avanzar de lado. Duro y estético.



             

El tramo final es un destrepe por la cadena y una última trepada, también tirando de brazos y cadena para alcanzar una repisilla donde nos espera el postre: 70 metros de rapel para volver al lecho del barranco.En cuanto al rapel, de 70 metros, puede acometerse del tirón o bien fraccionarse, ya que hay 2 reuniones intermedias (3 en total) por lo que con una cuerda de 60 metros es suficiente. La primera parte es totalmente vertical, luego se destrepa de espalda a la pendiente y finalmente la caída al barranco vuelve a ser vertical.

La vía ferrata está muy bien ideada y equipada, hay varios descuelgues a lo largo de todo el recorrido por si se quiere abandonar la vía. 
                                


NIVEL DE DIFICULTAD


El grado de la ferrata está entre K4-K5.

AGUA


La zona es rica en fuentes, manantiales y pozos, de hecho gran parte de la aproximación discurre por una acequia que lleva agua, para los más escrupulosos, hay una mina abandonada, en cuyo interior emana el preciado liquido, todo un lujo, pero si sigues siendo muy escrupuloso, la municipal bien clorada o la embotellada que lleves, te servirán.  
  

ACAMPAR


Desconozco que existan ningún tipo de limitaciones en la zona, la prudencia puede ser una de ellas, al tratarse de una Rambla, Barranco, hagámoslo en alto, pues una lluvia torrencial (escasísimas en la zona, pero que pasan) nos puede dar un disgusto. De hacerlo os recuerdo las normas de higiene, decoro y buenas prácticas que seguro vuestros padres y profesores os enseñaron, así que la basura que generéis, a una bolsita y de vuelta a un punto de reciclaje.  

HORARIO


Es un ferrata para hacerla por la mañana si quieres sombra, y que en unas 2 horas, desde su base al retorno de la misma (sin aproximación) se hace. Así que si le sumamos 1 hora entre la ida y la vuelta de la aproximación, más 1 hora de fotografías y charla, tenemos un horario de actividad de unas 4 horas y grupo reducido.

MATERIAL NECESARIO

 

1. Casco: imprescindible para prevenir los daños de una caída fortuita de piedras.
2.  Arnés: mejor uno regulable en las piernas. Esto facilita el ponérnoslo, independientemente de la ropa que se use en cada estación.
3.  Disipador de energía: elemento que en caso de caída amortiguará el golpe. Hay de diferentes tipos. Está totalmente aconsejado su uso, y tras demostrar su valía, se hace imprescindible.
4.  Tercera baga: no es considerada imprescindible pero en los momentos da seguridad, permite descansar.
5.  Ocho & Cuerda: para regresar rapelando, en pasos difíciles y para asegurar ferrateros indecisos.
6.  Guantes: como las grapas son de hierro, sirven para protegerse y evitar daños en las manos.
7.  Calzado: se recomienda calzado cómodo, con suela gruesa y que no resbale. No es necesario un calzado muy técnico.
8.  Ropa: aconsejamos ropa cómoda y elástica, así como resistente a la posible abrasión por rozaduras, adecuada a las temperaturas e inclemencias que nos podamos a encontrar.





CONSEJOS PARA AVANZAR POR UNA VIA FERRATA:


Primero y fundamental: No realizar esta actividad en solitario, en caso de ser primerizo o estar poco habituado, acuda a un Club de Montaña, Guía cualificado o Empresas de Turismo Activo, que le enseñaran y planificaran adecuadamente.

Siempre uno de los dos mosquetones del disipador anclado. Nunca hacer un cambio del disipador con los dos mosquetones a la vez. Asegurarse que los mosquetones siempre se cierran, ya sean semi-automáticos de vía ferrata como los de rosca de la tercera baga. Los dos mosquetones del disipador que estén contrachapados. Es decir, los cierres-roscas uno hacia cada lado, en sentidos distintos. Porque si hay roce con la roca, pueda abrirse solo uno de ellos.

Con disipadores de placa, la cuerda sobrante que ha de correr en caso de disiparse ha de estar suelta totalmente. No hay que enrollarla en ninguna parte porque entonces no disiparía. Suele haber unos ganchos de plástico para que no moleste la cuerda sobrante y que saltan en caso de caída. Nunca deben ir dos personas ancladas en el mismo tramo de cable, es decir, entre anclaje y anclaje del cable de vida a la pared. Sobre todo en tramos verticales, ya que si cae el primero arrastraría al segundo.

Evitar tirar piedras al progresar, ya que habrá más gente subiendo. En caso de haber piedra suelta, ir lo más cerca posible del predecesor para poder esquivar las piedras grandes que caigan antes de que cojan velocidad. Si hay anillas o baldas pequeñas donde no cabe toda la mano, son para los pies. No meter los dedos porque en caso de caída pueden amputarse las falanges por palanca.

Lo más importante es ir seguro en cada paso, por tanto no se ha de hacer las cosas deprisa. En la montaña se suele decir que la «prisa mata». Hay que avanzar con pies y manos sobre los peldaños de hierro e ir pasando el disipador por el cable de vida. Esto es lo básico. A veces no hay peldaño de hierro, así que se tendrá que usar la roca directamente. De hecho, es lo ideal, cuanto más agarre a la roca mejor, aunque esto suele pasar pocas veces si hay peldaños puestos.

Si se quiere descansar, colgarse de la tercera baga a un peldaño o punto fijo y se pueden soltar los brazos (e incluso las piernas). Si se quiere descansar a mitad de un tramo, buscar una posición cómoda y/o anclarse de la tercera baga para relajar brazos. Siempre mirad a los que te siguen si también están en situación cómoda antes del descanso. En la medida de lo posible, no cogerse al cable de vida, porque no está puesto para ello y es muy cortante.

Los mosquetones del disipador siempre es mejor llevarlos por encima de los brazos y cintura, porque si no suelen quedarse atrás y hay que retroceder un paso. En tramos desplomados, es muy útil la tercera baga para quedarse colgado y poder utilizar los brazos para pasar el disipador en el cable de vida o para afrontar el siguiente paso.

La tercera baga se suele poner en el peldaño más arriba que se llegue. Luego, con un brazo se hace la fuerza de subir, quitar la baga, avanzar pies, avanzar mano y volver a poner la baga cuando ya no se pueda mantener más la fuerza.

En tramos de franqueo donde no hay donde poner los pies, lo mejor es utilizar de nuevo la tercera baga para poner las plantas de los pies en la pared y hacer fuerza con la cadera hacia afuera, así también descansan los brazos. Incluso se puede progresar así, arrastrando el mosquetón de la tercera baga por el cable de vida. Cuando haya que pasar disipador y baga al siguiente tramo del cable de vida tocará hacer fuerza de brazos de nuevo




OTRAS ACTIVIDADES EN LA ZONA:



Como deportes alternativos, la zona nos ofrece varios sectores de escalada con vías para todos los gustos: placa, bloque, desplomes, desde el IV hasta el 8b, así como distintas rutas de senderismo no señalizadas, pero de gran belleza, que siguiendo las acequias romanas, nos conducirán a los distintos acueductos. Vamos, que se puede echar el día tranquilamente por aquí…



No hay comentarios:

Publicar un comentario